Presidente español descarta alianza con la extrema izquierda

El presidente socialista Pedro Sánchez propuso aumentar las jubilaciones e imponer controles a los alquileres en un intento de ganar apoyo parlamentario para un nuevo período en funciones, pero podría enfrentar una nueva elección al descartar una coalición con un importante aliado de extrema izquierda.

El estancamiento político perdura más de cuatro meses después de que los socialistas ganaron unas elecciones inconclusas en que no obtuvieron una mayoría decisiva sin votos de otros partidos. Los partidos, que se han atrincherado en sus respectivas posiciones, tienen plazo hasta el 23 de septiembre para resolver el impasse, caso contrario habrá elecciones el 10 de noviembre.

El presidente interino necesita los votos parlamentarios del partido antiausteridad Podemos para conservar el puesto, pero sus dirigentes exigen que Sánchez los incluya en su consejo de ministros.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, respondió el martes al programa común progresista de Sánchez afirmando en un tuit que la política no puede basarse en la confianza, sino en las garantías. Un Gobierno de coalición es la única garantía para llevar adelante las políticas que pueden cambiar la vida de la gente. Eso es lo que está en juego.

En su intento más reciente de evitarlo, Sánchez reiteró el martes que está dispuesto a dar posiciones de menor nivel en el gobierno a Podemos, pero descartó una coalición porque España necesita un Gobierno unido y fuerte para enfrentar los problemas económicos y el separatismo catalán, entre otros desafíos.

Añadió que profundas discrepancias se hicieron evidentes en las negociaciones entre los dos partidos que llevaron a la moción de censura en julio, y por lo tanto una coalición es inviable. En lugar de ello, propuso una alianza parlamentaria en base a un ambicioso programa de gobierno.

“Si no se dan las condiciones para convertirnos en socios de gobierno, no por eso debemos enemistarnos. Es posible ser aliados leales”, declaró.

La presentación de las 370 medidas de los socialistas, entre las cuales están algunos reclamos de Podemos como la educación gratuita para el preescolar y más impuestos a las grandes compañías, pareció un evento típico de una campaña electoral.

Rodeado de unos 700 invitados, entre ellos miembros de su partido y de su gabinete y líderes de la sociedad, Sánchez ofreció a Podemos un departamento y una comisión parlamentaria para evaluar el progreso del gobierno en torno a las políticas propuestas.

Podemos ha dicho que evaluará las medidas, pero que tiene problemas en confiar en los socialistas.

El problema es que nosotros ya tenemos experiencia en eso. Promesas, promesas, promesas, palabras bonitas en campaña que después no se cumplen, dijo Iglesias a TVE.

Los socialistas dijeron que están tratando de concretar una reunión con Podemos para esta semana.

Souce: 20 Minutos- Ultimas Noticias – Presidente español descarta alianza con la extrema izquierda

Presidente español descarta alianza con la extrema izquierda